LOS NUEVOS AYUNTAMIENTOS, PERMISIVOS CON LOS VERTEDEROS ILEGALES - ARCI
58693
post-template-default,single,single-post,postid-58693,single-format-standard,select-core-1.3.1,ajax_fade,page_not_loaded,,arci child-child-ver-1.0.0,pitch-ver-3.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

LOS NUEVOS AYUNTAMIENTOS, PERMISIVOS CON LOS VERTEDEROS ILEGALES

  • Solo el Ayuntamiento de Benifairó de la Valldigna está redactando una ordenanza para controlar los residuos de obra y los vertederos ilegales.
  • ARCI reclama a los nuevos ayuntamientos un mayor control y vigilancia para evitar que proliferen operadores y vertederos ilegales.

 

Casi seis meses después de celebrarse las Elecciones Municipales, los nuevos ayuntamientos siguen incumpliendo el RD 105/2008, la  normativa que regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición (RCD), según ha podido constatar la Asociación de Empresarios de Selección y Reciclaje de Residuos de la Construcción (ARCI), organización que integra al 100% de las empresas legalmente establecidas para tratar y valorizar residuos de construcción e industriales de la provincia de Valencia.

 

Solo el Ayuntamiento de Benifairó de la Valldigna acaba de aprobar una moción para la inclusión de áridos reciclados en las obras públicas y para redactar una ordenanza que sirva para controlar los residuos de obras y los vertederos ilegales.

 

El pasado mes de junio ARCI envió una carta a los nuevos consistorios denunciando la proliferación de vertederos incontrolados que eluden la legalidad y señalando los problemas de contaminación de suelos y acuíferos, deterioro paisajístico y el grave riesgo para la salud que produce la diseminación de escombros y esos vertederos incontrolados. Para evitar esa situación, reclamó a los ayuntamientos un mayor control y vigilancia para evitar que proliferen los operadores ilegales.

 

Además, ARCI puso a disposición de los consistorios valencianos su Vertedero Virtual, un mapa real de la situación alojado en la web arcivalencia.comdonde los ciudadanos pueden enviar fotos y la ubicación de zonas de acumulación de escombros que consideran irregulares en sus áreas de proximidad. Hasta la fecha, se han recogido más de 60 puntos calientes en la provincia. Entre ellos, en los accesos del AVE y Euromed en las zonas de Malilla, la Creu Coberta, la Fonteta de Sant Lluis y La Punta, Torrent, Picassent, Quart de Poblet, Náquera, Montserrat, Carlet y Alginet. En algunos de ellos hay materiales de peligrosidad alta, como la uralita. El síndic de greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, abrió el pasado diciembre una queja de oficio para investigar la actuación de las administraciones valencianas en relación con los vertederos ilegales de residuos de construcción que se encuentran distribuidos en varios puntos de la ciudad de València y de su área metropolitana.

 

La falta de una adecuada planificación a nivel autonómico para la aplicación del RD 105/2008 hace que la Comunidad Valenciana esté en la cola en España en este aspecto. Para paliar esta situación, ARCI presentó a los partidos políticos con presencia en Les Corts, el pasado mes de octubre un documento que contenía una serie de medidas y reivindicaciones para que los partidos políticos tuvieran una base sobre la que empezar a trabajar. En él se reclama una normativa autonómica que desarrolle el RD 105/2008 y que regule la producción y gestión de residuos de construcción y demolición en la Comunidad Valenciana.

 

Además, desde ARCI señalan que el desarrollo de una normativa propia que aplique el RD 105/2008 servirá para avanzar hacia una economía circular. El uso de RDC’s reciclados es uno de los ejes de la Unión Europea puesto que fomenta la economía local, disminuyendo el impacto medioambiental derivado de la explotación en canteras de áridos. A ello se une que una correcta re­­ducción, reutilización, reciclado y otras formas de valorización de estos residuos conseguirá una mejora tanto en el medio ambiente como en la salubridad y bienestar de los ciudadanos, así como un considerable ahorro para las arcas de los ayuntamientos, que tienen que dedicar importantes partidas por las consecuencias de la presencia de vertederos incontrolados en sus términos municipal.